¿Cómo evitar los labios resecos en temporada de verano?

¿Cómo evitar los labios resecos en temporada de verano?

El calor y la falta de agua pueden dañar la apariencia de tus labios y agrietarlos. ¡Descubre cómo evitarlo para lucir unos labios suaves y humectados en verano!

 ¡El verano está a la vuelta de la esquina y seguramente estás pensando en calor, bebidas frías y playa! ¡Genial!

Aunque esta es una temporada increíble y llena de diversión, también tiene algunas características que pueden llegar a afectar tu piel y, específicamente, ¡tus labios!

 Así como lo lees, las altas temperaturas del verano pueden resecar tus labios, ¡pero no te preocupes! Con nuestros tips de cuidado de labios podrás mantenerlos hidratados y muy suaves. ¡Conócelos todos aquí!

 

¿Por qué el verano reseca nuestros labios?

Los labios cuentan con una piel delicada que tiene poca o casi nula presencia de glándulas sebáceas, lo cual origina la resequedad en ellos ya que no cuentan con una humectación natural constante.

Esta condición aumenta cuando llega el verano, pues las altas temperaturas y los rayos del sol más intensos provocan que la piel de los labios se seque y se deshidrate más rápidamente, de ahí que tomen una apariencia acartonada y se presenten grietas en ellos.

De igual forma, la sudoración aumenta durante el verano y con ella la deshidratación del cuerpo, y si tu organismo no tiene suficiente agua, la piel lo refleja. Otras causas de los labios secos durante esta temporada es el contacto con el cloro de las piscinas, el hábito de mordisquear los labios y fumar. Todos ellos favorecen la sequedad y, en los casos más graves, la aparición de heridas y grietas.

 

Los mejores tips para evitar los labios resecos en temporada de verano

- Bebe mucha agua

Como te mencionamos anteriormente, la deshidratación es uno de los factores principales por los cuales la piel de todo el cuerpo se reseca y los labios no son la excepción. Por esta razón, es indispensable que te mantengas hidratada durante el verano tomando la mayor cantidad de agua posible. ¡Con este hábito evitarás los labios resecos y también tendrás más energía para disfrutar tus vacaciones!

 

- Utiliza labiales con protección solar

Tal vez no estés muy familiarizada con este producto, pero existen diversos labiales que cuentan con protección solar, los cuales cuidan tus labios de los intensos rayos UV. Utiliza alguno con FPS +30 cuando realices actividades al aire libre o inclúyelo en tu día a día para mantener tus labios hidratados y una sonrisa de ensueño. ¡Te encantará!

- Exfolia tus labios con azúcar

Tus labios pueden llegar a acumular piel muerta, la cual debe ser retirada regularmente para que mantengan una apariencia linda y una textura suave y libre de pellejitos molestos.

Los remedios caseros para los labios nunca pasan de moda, así que exfolia tu boca con azúcar morena y miel de una a dos veces por semana. Haz una pequeña mezcla con estos dos ingredientes y frótala sobre tus labios con movimientos circulares hasta que los sientas suaves.

Es importante que sepas que la exfoliación no se recomienda cuando tus labios están agrietados, pues podrías agravar el problema y lastimarlos con la fricción del azúcar.

- Evita lamer y morder tus labios

El calor del verano puede provocar que tus labios piquen o se sientan extremadamente lisos, pero a pesar de ello no debes lamerlos ni morderlos porque sólo conseguirás lastimarlos.  

En lugar de ello, te recomendamos aplicar sobre tus labios un bálsamo hidratante que te permita continuar con tus actividades sin ningún problema. Aplícalo varias veces durante el día para que su efecto sea constante y rápidamente se mejore la apariencia de los mismos.

 

¡Con estos consejos para el cuidado de labios ya estás lista para salir y disfrutar del verano sin ningún problema! Dile “Adiós” a los labios partidos y dile “Hola” a la diversión de tus vacaciones.

¡Descubre todos los tips que tenemos para cuidar tu piel en On Post!

 

También podría interesarte: La armonía que buscabas para tu piel la encuentras en productos cosméticos naturales.

 

Por Diana Mendoza

  |